Cómo (no) hacer un lanzamiento

Solo subimos fotos nuestras a las redes sociales cuando estamos contentos. Cuando estamos tristes ni se nos pasa por la cabeza.

En el blogging ocurre lo mismo, por lo menos en lo que a lanzamientos se refiere. Todos hablan de sus éxitos, de todo lo que han vendido y de lo felices que son. De los alumnos hablan algo menos y de sus fracasos casi nadie habla.

Quiero desmarcarme un poco de esta corriente happy flower en la que todo es maravilloso y vender cursos se convierte en un juego de niños.

Debo confesar que he tenido dudas sobre si me convenía o no publicar este post. Mi ego se resistía hasta el último momento:

  • Por un lado, quiero mostrar la realidad de los mortales que tratamos de ganarnos honestamente la vida en Internet.
  • Por el otro, sé que habrá algunos que pensarán que soy un ‘pringao’ y se marcharán a otro blog seducidos por sus cantos de sirena.

Creo que hace falta más gente que muestre la realidad de los negocios online tal y como es. Con sus éxitos y sus fracasos, con sus luces y sombras.

Los que facturan 6 y 7 cifras con un solo lanzamiento son solo unos pocos que antes han fracasado estrepitosamente, bien sea como empleados o como emprendedores, en el mismo u en otro proyecto.

Además, hay que tener en cuenta que una cosa es lo que facturas y otra muy distinta lo que ganas. Hablan de lo que facturan, pero no de lo que gastan. De las ingentes cantidades de dinero que invierten en publicidad y en personal.

Realmente no son emprendedores, sino empresas con unos gastos fijos y variables más que considerables.

Tampoco hacen referencia a la cantidad de devoluciones que tienen. Esa cuantía habría que restarla a su facturación, pero eso no interesa. Dada la agresividad de su marketing y la cantidad de humo que generan, las devoluciones no son pocas.

En las últimas semanas he estado siguiendo varios lanzamientos. He visto de todo, desde gente que jura por su vida hasta gente te toma por imbécil, pasando el autobombo y el sentimentalismo exacerbado.

Dicho esto, es momento de que te hable de mi experiencia.

Lanzamiento de mi curso Redacta y posiciona

Desde que comencé este blog en 2016, siempre tuve entre ceja y ceja lanzar un curso online. Como el blog trataba principalmente sobre WordPress, pues la idea era hacer un programa formativo al respecto.

En 2017 me empecé a tomar esto del blogging como un trabajo a jornada completa. Y fue ahí cuando empezaron a llegar clientes con cierta regularidad. Para mí sorpresa, muchos no demandaban diseño web sino contenidos.

Principalmente, que revisara sus textos (de posts y de cursos), que escribiera posts o les hiciera “el trabajo sucio” (búsqueda de palabras clave, encabezados y explicación de cada uno) para rematarlo ellos con su toque personal.

Además, me pedían que gestionara sus redes sociales porque a ellos no les gustaban ni les veían una gran rentabilidad, así que preferían dedicar su tiempo a otras cosas más productivas como el SEO.

Seguí diseñando webs, me apunté al curso Tu web de cero a 100, de Arturo García y a mitad del mismo me contactó. ¡¡Quería que formase parte de su equipo!!

Mis tareas serían gestión de redes sociales (perfil de Twitter y página de Facebook), creación del grupo de GeneratePress y Elementor, un post de invitado en su blog y redactar contenido para Hostingsaurio, tanto posts como análisis de hostings.

Como ves, de diseño web, nada de nada. Si bien es cierto que estaba abierto a esa posibilidad, pero ya tenía al crack de Carlos Corral, así que no tuve que hacer ninguna página.

Con el tiempo, me fui dando cuenta de que el diseño web no es lo mío. Aunque no se me da del todo mal y domino WordPress, carezco de esa creatividad gráfica necesaria para ofrecer un servicio óptimo.

Sabía que escribir era mi fuerte, pero viendo lo que pagaban a los redactores no quería dedicarme a ello. Hacía poco me habían ofrecido escribir posts por 2€ cada 100 palabras, es decir, una auténtica miseria.

El mundo de las redes sociales me gustaba bastante. Si bien es cierto que no me gusta nada el postureo, me encanta conectar con las personas. Y esa es una forma de hacerlo, independientemente del lugar en el que se encuentren.

Posteriormente caí en la cuenta de que mi preferida era YouTube, sobre la que ya había publicado el libro De mayor, youtuber. Esta plataforma es muy similar a Google. Buscas lo que quieres y te devuelve los resultados, solo que, en vez de mostrar webs, muestra vídeos.

La diferencia es que si entras en Google no aparece ningún contenido por defecto (más allá de los Doodles) y en YouTube te aparecen un montón de vídeos. Además, como no sales de su plataforma (ese es su principal objetivo), tiene control absoluto sobre ti, te sugiere vídeos relacionados, listas de reproducción, te muestra anuncios…

Estudié Comunicación en la universidad. Me gusta mucho en todas sus variantes, tanto la escrita como la audiovisual. Y en Internet he encontrado el medio y la libertad para explotar mi faceta comunicativa.

Con el paso del tiempo y la experiencia adquirida, he ido descubriendo que soy un creador de contenidos. Se me da muy bien escribir y explicar las cosas de forma amena y comprensible. Además, he aprendido mucho sobre SEO trabajando con grandes bloggers como Arturo García, Agustín Grau o Luis Revuelto.

Así que donde marco la diferencia es en la creación de contenidos optimizados para buscadores, es decir, redacción SEO y posicionamiento en YouTube.

Con todo esto en la cabeza y viendo que hay una gran carencia de contenidos de calidad que estén realmente optimizados, decidí lanzar mi primer curso online. No sabía muy bien que nombre ponerle. Quería un nombre lo más breve y descriptivo posible.

Hice un brainstorming, pregunté a varias personas de confianza, seleccioné unos cuantos nombres y subí una encuesta al grupo de alumnos de Tu web de cero a 100.

El elegido fue Redacta y posiciona.

Preparación

Desde el primer momento, tanto Arturo como mi buen amigo Pablo, creador del canal de YouTube Ideas para Líderes, me ayudaron sobremanera en la creación del temario: qué temas tratar (bloques), como segmentarlos (lecciones) y me dieron feedback sobre mis bocetos.

Además, se ofrecieron a difundir el curso siendo afiliados, sabiendo que los ingresos no serían gran cosa. A ellos lo que realmente les importaba es que a mí me fuera bien y les estoy muy agradecido por ello.

Había participado en varios lanzamientos con Arturo y en alguno con Agustín, pero era la primera vez que me enfrentaba en primera persona a esa situación. Además, yo no tenía equipo, ni siquiera un becario que pudiera descargarme de hacer algunas tareas.

El miedo se incrementó cuando mis clientes habituales (a los que facturaba mensualmente) fueron cayendo. Lo curioso es que todos estaban contentos con mi trabajo, pero todos decían que no podían permitirse mis servicios.

Le di vueltas a aquella cuestión durante varios días y vi que el problema no es que mis servicios fueran caros sino que el cliente tenía dificultades para percibir el retorno de la inversión: los resultados.

Venda en los ojos

Y eso es culpa mía al 100%. Me sentía víctima de la decisión de mis clientes, pero en realidad lo era de la venda que llevaba en los ojos.

En ese momento, las redes sociales eran las que me llevaron al pozo. Está muy bien crear marca, interactuar con la audiencia y sacar ideas, pero el tráfico que generas con Twitter o Facebook es bastante escaso. Y al final, los clientes quieren que vean su web, se suscriban y compren.

YouTube es distinto. Al principio cuesta generar comunidad y visualizaciones, pero cuando coge inercia es una auténtica máquina de captar leads y visitas. El problema es que yo no estaba gestionando esta red social para ninguno de mis clientes.

Con este panorama, se añadía mucha más presión al lanzamiento. Tenía que lanzar un curso (que no tenía grabado) a mi audiencia (que no llegaba a 200 suscriptores) y de la buena marcha de todo dependía mi futuro económico.

Tierra, trágame.

Así que me bloqueé. Pasé días mirando la pantalla del ordenador, procrastinando y sin hacer prácticamente nada sobre el curso. Hacía las tareas para alguno de los clientes que me quedaban y el resto del tiempo era pasar el rato.

Estaba completamente bloqueado.

Hice de tripas corazón y comencé a grabar. Estábamos a mediados de octubre y el training comenzaba el día 31.

En dos o tres días grabé un bloque del curso. Recuerdo mi satisfacción. “Voy bien”, pensé. Ingenuo de mí.

Miré mi Trello y vi que eran un total de 5 bloques. Además, ese era de los más cortos y de los más fáciles. Y me faltaba editarlo y subirlo a Vimeo. No había hecho ni el 10% del curso y tenía que empezar a preparar el training. WTF!

El tiempo se me echaba encima.

En los próximos días, terminé de dar unos retoques al temario, creé el grupo de Facebook para el lanzamiento, una imagen de portada y un primer boceto del calendario de publicaciones. Además, edité y subí los vídeos ya grabados y grabé 4 (de un total de 11) del segundo bloque.

Aproveché para contactar con mis dos afiliados, explicarles cómo iba a hacer el lanzamiento, darles las fechas de cada acción y pedirles consejo.

Los dos me pusieron los pies en la tierra y me dijeron que era probable que no consiguiera muchas ventas, viendo mi escasa lista de suscriptores y el cambio tan radical que había dado a mi negocio: de diseñador web a redactor SEO.

Sin anestesia.

Es cierto que venía dedicándome a ello, pero no era eso lo que mostraba.

Sabía que no iba a ser un súper lanzamiento pero confiaba en sus audiencias (de varios miles de suscriptores) y en el poder de los afiliados de Hotmart, del que tanto presumen.

Hotmart afiliados

Mis cálculos eran que podría tener unos 50 alumnos y que, si la cosa iba mal, se quedarían en unos 20. Y aquí quiero hacer un inciso.

Hacemos previsiones optimistas, realistas y pesimistas. Y creemos que estamos siendo objetivos. La previsión pesimista no es que vendas 20, sino que no vendas ninguno.

Durante los lanzamientos de Arturo le funcionaba muy bien terminar con un webinar. Yo estaba dudando si hacerlo y él me lo recomendó. Así que decidí acabar el entrenamiento con un webinar.

Esbocé los guiones de los vídeos training. Me encontré con un problema: no tenía ni puñetera idea de cómo se hacía un lanzamiento a lo Jeff Walker (3 vídeos más el de venta). Sí, había visto varios, pero no había hecho ninguno.

Así que hice lo que mi angustia me permitió.

Training

La cosa se torció desde el primer momento. Perdí mucho tiempo creando las 3 páginas de registro (la mía y la de los 2 afiliados) y vinculándolas con mi proveedor de email marketing.

Para la captación de leads utilizaba Thrive Leads y para el email Mailrelay.

Desde el cambio que hicieron en el constructor visual, no me ha dado más que problemas. Pasaron de la interfaz de Thrive Content Builder a Thrive Arquitect, que por cierto se parece sospechosamente a la de Elementor.

Así que el famoso constructor de Ben Pines dejó de tener licencia GPL, es decir, dejó de ser de código abierto, cosa que no hizo gracia a algunos pero que es perfectamente comprensible.

Por su parte, me gustaba mucho Mailrelay por la “ausencia de límites” y por ser gratis. Poder enviar hasta 75.000 emails hasta 15.000 suscriptores es una pasada.

Mailrelay

La carencia de un constructor de plantillas Drag & Drop y la interfaz desfasada estaba dispuesto a asumirlas a cambio de tener una herramienta gratuita y con una buena tasa de entregabilidad.

Hacía meses había comprado un curso online de Active Campaign. De lo poco que vi, me pareció que tenía demasiadas opciones para lo que yo necesitaba. El precio tampoco me convencía, y no estaba dispuesto a hacer un pago anual por una herramienta que me quedaba grande.

También había oído hablar de MailerLite, pero no había tenido tiempo de probarla. Así que tiré “con lo puesto”.

El problema que tuve con las páginas de registro es que vinculaba cada una de ellas a una lista distinta y me aparecían todas en la misma. Y claro, eso era un caos a la hora de ver si los suscriptores eran de mi lista o habían llegado a través de mis afiliados.

Tras muchas horas perdidas, conseguí arreglarlo. Más tarde me di cuenta de que el problema era que Mailrelay no actualizaba su interfaz al pasar de una lista a otra. Tenía que recargar la página para ver las distintas listas.

Por si fuera poco, el enlace de confirmación para suscribirse al training era marcado por Gmail como sospechoso. Esto se debe a que este proveedor de email marketing no usa HTTPS. Google desde mediados del año pasado muestra estos sitios como no seguros. Y claro, Gmail es su gestor y hace caso a su dueño.

Con lo concienciados que estamos con el spam y la seguridad, es realmente complicado que hagamos clic en un enlace sospechoso.

Mailrelay enlace sospechoso

Este percance me hizo perder muchos apuntados al training y minó la confianza de los que se apuntaron.

Por si esto no era suficiente, me percaté de que muchos de los nuevos suscriptores eran marcados como “inactivos”. Mailrelay interpreta que no interactúan con tus emails y no les envía tus correos.

¿Cómo van a interactuar si aún no han recibido nada?

Otra carencia de la interfaz es que no tiene selección múltiple. Así que tuve que ir usuario por usuario para marcarlos como “activos” y que recibieran los envíos.

A las pocas horas de empezar el training, hubo gente que me contactó por redes sociales para decirme que no le había llegado absolutamente nada, ni siquiera el mensaje de bienvenida.

Ante la cantidad de suscripciones que se realizaron en un periodo breve de tiempo, los autorresponders se bloquearon y, en algunas ocasiones, tardaron de 1 a 3 días en llegar. Lamentable.

Y por si todo esto fuera poco, la mayoría de mis envíos llegaron a la carpeta de spam. No sé la razón exacta, pero seguramente que el no utilizar HTTPS tuvo algo que ver.

En definitiva, mi reputación se vio seriamente dañada por el uso de una mala herramienta.

Tenía un post sobre este proveedor con 10 vídeos incluidos, pero esta experiencia es totalmente insalvable.

Hasta ese momento, estaba contento con Mailrelay. Conocía sus limitaciones, pero me estaba ahorrando un dinero hasta que encontrara una plataforma más avanzada con una buena relación calidad/precio que se adecuara a mis necesidades.

Bye, bye, Mailrelay.

Mailrelay, no gracias

Volvamos a los vídeos del training.

El primer vídeo se supone que era motivacional y mi principal mensaje fue: “tu proyecto no le importa a nadie”. Olé tú. El vídeo no llegó a los 2 minutos y si bien generó un impacto en la audiencia no fue el más positivo.

Ni aporté valor ni generé ilusión en la audiencia. Incluso un usuario se quejó en el grupo de Facebook del training diciendo que era “muy flojito”. Me disculpé como pude. Le dije que era solo la introducción al problema y que los siguientes vídeos entraríamos en materia. En el fondo tenía razón y yo lo sabía. Fue un momento muy doloroso.

El segundo sirve para mostrar un camino. Qué hacer para alcanzar el resultado que mostraste en el primer vídeo. Yo hablé de los 3 pilares para atraer tráfico cualificado: propuesta de valor, página web y creación de contenidos. Bien.

Y el tercero es el cómo hacer ese proyecto realidad. Cómo recorrer el camino trazado en el segundo vídeo.

¡Alarma! Si digo aquí el cómo, ¿qué dejo para el webinar?

Así que como no quería pisar el webinar, hablé de “La llave maestra”. Solté un rollo teórico (muy académico, por cierto, pero poco práctico) sobre el inbound marketing para terminar diciendo que la gasolina de tu proyecto es el contenido.

Y lo peor de todo, dije que iba a hablar de una cosa y que no lo iba a hacer porque no quería pisar el webinar, así que hablaría de otra. Un desastre.

Lo cierto es que podría haber hablado del contenido de una forma más práctica. Como en el webinar pero de forma más breve. Tampoco quería desvelar los 7 pasos para redactar un post que posicione y no se me ocurría otra forma de hablar de lo mismo de otra manera.

Con un poco de ingenio podría haber hablado del contenido de forma más práctica y sin perjudicar el interés hacia el webinar. Incluso era mejor opción hablar del inbound marketing en el segundo vídeo y de los 3 pilares en el tercero, ya que era más concreto.

Lo cierto es que metí la pata hasta el fondo.

El afamado modelo de lanzamiento Product Launch Formula de Jeff Walker se quedó en un burdo intento. A pesar de todo, se apuntaron más de 500 personas.

Después de publicar el vídeo de venta en el que hacía un tour por la plataforma del curso y mostraba algunas de las palabras clave que tengo posicionadas en Google, abrí el carrito.

Durante ese día y el siguiente se podía comprar el curso y recibir el BONUS de 1 hora de consultoría conmigo. Me parecía una oferta muy interesante.

Ahora bien, poca gente me conocía y casi nadie asociaba mi marca a redacción SEO. Además, el lanzamiento desastroso que hice fue apagando el interés de la gente.

Sé que hay personas a las que les gustó el lanzamiento porque aporté contenido de valor, ahora bien, en un mercado tan competitivo con lanzamientos tan impecables (exceptuando los amantes del humo), hay que estar a la altura.

No pretendía hacer un lanzamiento con fuegos artificiales, sino uno sencillo pero que denotase la profesionalidad con la que trabajo. Y eso no lo conseguí.

Los vídeos fueron una cagada desde el punto de vista comunicativo. La idea era poner imágenes y vídeos de fondo mientras hablaba y de vez en cuando aparecer mirando a cámara.

Todo eso conlleva muchas horas buscando y editando los vídeos y no lo tuve. Así que en los vídeos se me veía a mí mirando a no se sabe dónde. Concretamente, tenía la mirada fija en la pantalla del ordenador con todo el texto que iba leyendo.

Resultado: 1 venta. Pero eso no fue lo peor, sino que miré las visitas a las páginas de venta y las estadísticas de los últimos emails y eran para echarse a llorar.

En aquel momento me dieron ganas de tirar la toalla. A decir verdad, ya me las habían dado después de publicar el primer vídeo. No me reconocía.

Un desastre total y absoluto.

Webinar

Por suerte, no todo estaba perdido.

Tras la pifia de training que me había marcado, el webinar cobraba una especial relevancia. Era el momento de dejar impresionada a la audiencia con un contenido espectacular y práctico.

Así que el martes 13 (no soy supersticioso, se nota ¿verdad?) era el día D.

Visto el panorama con Mailrelay, tenía que utilizar una plataforma fiable con la que mis mensajes llegaran a la audiencia. Tenía que ser gratuita (no iba la cosa como para invertir), fácil de usar y con buena tasa de entregabilidad.

En el pasado, había utilizado MailChimp y, si bien es cierto que no me entusiasmaba, también lo es que funciona correctamente y se integra con absolutamente todo.

Otra opción era decantarme por MailerLite, esa herramienta no tan conocida de la que había mucha gente hablando maravillas.

Probé las dos. Ante la falta de tiempo para conocerlas a fondo, me decanté por MailChimp porque ya sabía usarla.

Mailchimp

Configuré los autorresponders y programé el webinar para tener ya el enlace. El error fue no enviarles el enlace hasta media hora antes de la hora de emisión. Hubo gente que tardó en recibirlo y no asistió.

Cualquier herramienta de email marketing cuando envía muchos correos, no los manda todos a la vez sino que los va enviando poco a poco. Algunas son más eficientes que otras y en unos minutos ya han enviado todos.

Con la ayuda de mis leales afiliados, conseguí que se apuntaran al webinar 525 personas. Muchos ya habían estado en el training pero otros no. Se podría decir que era un fifty-fifty.

Preparé un webinar muy currado. El título de por sí ya prometía: 7 pasos para redactar un post que posicione.

Eso sí, otra vez con el agua al cuello. Estuve haciendo la presentación en PowerPoint en el coworking hasta las 18:30 pasadas. Llegué a casa a mil pulsaciones. Fui al baño, cogí la lámpara de pie del salón y la llevé al despacho. Ya estaba listo para empezar. 18:55

El tiempo apremiaba. Encendí el portátil, entré en WebinarJam y empecé a configurar el audio y el vídeo. Utilizo una webcam externa porque la del portátil es muy justita y un micrófono de corbata porque el de la webcam es una mierda.

Al intentar configurar estos accesorios, tuve muchos problemas porque no tenía claro si me estaba cogiendo la configuración que yo quería. Luego me enteré de que se había oído bastante latoso, por lo que no me cogió el audio del micrófono sino el de la webcam.

Habrá que probar más a fondo WebinarJam. Una interfaz de inicio más amigable también ayudaría.

Con todos estos problemas, ya habían dado las 19:00. Respiré y pensé, “venga, ya solo falta cargar la presentación y empezamos”. Busqué el archivo, lo seleccioné y le dije que lo subiera. Pasaron 10, 20, 30 segundos y no subía.

Volví a repetir el proceso y nada. En ese momento, ya había bastantes personas en directo esperando a que empezara. Escribí en el chat y abrí el micrófono para saludar y decir que esperábamos a que se fuera incorporando la gente.

Tras varios minutos intentándolo, se me ocurrió que podría compartir directamente mi pantalla para que la gente viera la presentación desde mi ordenador.

Webinar

Me emocioné tanto, que puse el Power Point a pantalla completa y empecé la presentación. La gente llevaba unos 10 minutos esperando, así que tenía que darle caña para que no se marcharan.

Hice un arranque muy bueno, con decisión, contando mi historia como emprendedor, mostrando mi lado más personal y paré para tomar aire, beber un poco de agua y ver cómo iba la gente por el chat.

Fue entonces cuando me enteré de que WebinarJam se había quedado colgado en la primera diapositiva. Llevaba 15 minutos hablando sin darme cuenta del problema.

A día de hoy, sigo sin entender por qué WebinarJam no pasa las diapositivas si inicio la presentación de PowerPoint en mi ordenador. Por la razón que sea no es capaz de ver la pantalla completa y se queda en la visión de edición.

Eran las 19:25, la audiencia había estado 10 minutos esperando con la pantalla en negro y 15 con la misma diapositiva. Fantástico.

No podía subir el archivo de la presentación ni verlo compartiendo pantalla.

En ese momento, se me ocurrió que igual era el formato .pptx el que estaba causando problemas, así que lo pasé a PDF y traté de cargarlo.

¡Voilá! Por fin se había subido el archivo.

Hice un repaso rápido de las diapositivas que la gente no había visto y continué con la presentación. La gente estaba participativa y el contenido gustaba. Del más de medio millar de apuntados, estuvieron una media de 90 asistentes, con picos de 130, que viendo todas las dificultades técnicas, no está nada mal.

Además, se quedaron hasta el final, parte de venta incluida.

Después del webinar me llegaron un aluvión de mensajes dándome las gracias por el contenido y diciéndome que a pesar de todo, les había gustado mucho.

La verdad es que fue muy reconfortante.

Me llegaron otros de gente que por diferentes motivos no había podido asistir y preguntándome si enviaría la repetición, cosa que hice al día siguiente.

El webinar fue una experiencia exigente pero satisfactoria. Se me da mejor explicar de lo que pensaba y, a pesar de los nervios, no lo hice nada mal.

Sin duda, repetiré 😊

Resultado

Vamos a lo tangible.

Después de todos los contratiempos, los problemas con Mailrelay y el desastroso training, estos han sido los resultados.

El lanzamiento tuvo 2 deadlines (fechas límite):

  • 8 de noviembre: fin del BONUS de 1 hora de consultoría.
  • 13 de noviembre: cierre del carrito.

El día 7 y sobre todo el 8 recibí varias consultas a través del chat instalado en la página de venta. Además de algunos correos con dudas.

Lo mismo ocurrió el día 13 después del webinar e, incluso, el 14. Ya que el día después del webinar, en la URL de mi web donde inserté la repetición puse un botón que enlazaba a la landing.

Las ventas fueron ínfimas.

1 venta el 8 de noviembre, 2 ventas el 13 de noviembre y 1 venta el día 14.

TOTAL: 4 ventas.

Después de mes y medio trabajando como un cabrón solo fui capaz de vender 4 cursos. Muchas horas delante del ordenador, mucho esfuerzo y mucha tensión que no vieron su reflejo en las ventas.

Frustración.

Más allá de la decepción por estar lejos de mis expectativas, la situación económica se vio resentida, ya que a penas pude prestar servicios durante mes y medio.

El lanzamiento no fue nada rentable.

Ahora bien, no todo fue negativo, ni mucho menos. Hice lo que llevaba queriendo hacer desde que empecé y eso no tiene precio.

Quiero dar las gracias a los 4 fantásticos alumnos que confiaron en mí: Andrés, César, Moisés y Susana.

Además, ya tengo un producto que vender y sobre el que establecer una estrategia de venta. Y no solo eso, sino el calendario editorial del blog y del canal de YouTube. Hablaré de ello al final del post.

El lanzamiento me dejó agotado. La cantidad de horas que metí, lo poco que dormí y los nervios que pasé son una mezcla explosiva que me dejó K.O.

Y con esta perspectiva, tenía que impartir el mejor curso de redacción SEO.

Curso

Aunque lo estaba deseando, no podía permitirme el lujo de tomarme vacaciones, aunque fueran un par de días.

Tenía que grabar la gran mayoría de las lecciones y dar soporte, cosa que nunca había hecho, más allá de echar una mano a Arturo en algunos temas puntuales.

Así que hice oídos sordos a mi cuerpo (y a mi mente) que me decía que parase y durante las próximas semanas lo di todo para que mis alumnos aprendieran a redactar posts y recibieran la mejor atención.

Tenía grabados (editados y subidos) 10 vídeos de un total de 45. Y eran los más sencillos. Además, para el caso práctico, tenía que realizar todo el proceso de creación de un post y grabarlo mientras lo hacía.

En el webinar, puse como ejemplo MailerLite. Así que en el curso usaría el mismo ejemplo. Ahora bien, para el webinar solo hice el análisis de palabras clave y los encabezados. El resto estaba sin hacer.

Supuso un esfuerzo titánico. Una herramienta de email marketing tiene muchas opciones y hay que explicarlas todas o, al menos, la gran mayoría. Al final salió un post de más de 7.000 palabras con un tutorial en vídeo de 47 minutos.

Cuando lo compartí en el grupo de Facebook del curso Tu web de cero a 100, hubo un comentario que me impresionó mucho. Fue este:

Comentario Vero Bonilla

La verdad es que Vero Bonilla, de Web de autónomos, es un sol.

Respecto a su comentario, me atrevería a decir que es el mejor post que he publicado hasta la fecha. Estoy muy orgulloso del resultado, de las horas y el esfuerzo.

Soy consciente de lo que vale. 7.000 palabras a 5€ cada 100 palabras son 350€. Y un vídeo de más de 45 minutos valdría unos 150€. Si tuviera una edición compleja y efectos valdría muchísimo más. El post de MailerLite está valorado en 500€, tirando por lo bajo. Y yo lo ofrezco gratis.

Estoy seguro de que me va a generar muchos más beneficios a medio plazo. Además, ayudo a personas como tú a mejorar su negocio, así que yo encantado.

Dar para luego recibir. Así funciona el marketing de contenidos.

Plataforma del curso

Volviendo al curso, fui generando los vídeos con mucho esfuerzo. Si bien es cierto que no añado efectos visuales (son innecesarios y no queda natural), también lo es que elimino todos los tiempos muertos. Si puedo ahorrar 1 segundo al alumno, lo hago.

Editar cada vídeo me lleva entre 5 y 10 veces más de tiempo de lo que dura el bruto. El curso dura un total de 8,5 horas (pronto aumentará hasta las 10 horas) y el bruto un 30% más, aproximadamente. Así que echa números.

Y eso es solo la edición. Antes hay que preparar el guión y grabarlo (con los errores habituales). Y después hay que exportarlo, subirlo a Vimeo e insertarlo en la lección correspondiente en Hotmart. Eso son muchas horas. Quizá tantas como la edición.

De los 4 alumnos, 2 estuvieron presentes en las sesiones semanales de soporte e hicieron preguntas por email y en el grupo de Facebook. Otro estuvo bastante ausente y el otro totalmente desaparecido.

La parte del soporte es la que menos tiempo me ha llevado. Prácticamente con una tarde era capaz de resolver las cuestiones y reunirme con los alumnos para resolverlas. Me ha gustado mucho esta experiencia.

Ver y oír a las personas que estás ayudando con tu trabajo es muy reconfortante. Espero verles avanzar con sus proyectos.

Los alumnos están muy contentos con el curso y conmigo 😊

11 errores que cometí en mi lanzamiento

A andar en bicicleta se aprende andando en bicicleta; a lanzar un curso se aprende lanzando un curso. Y como es la primera vez que lo haces y no sabes, pues te equivocas.

Aún así, siempre es de gran ayuda escuchar los consejos de gente que ya sabe andar en bicicleta y, sobre todo, las cosas a evitar para no darte de morros contra el suelo.

“Vale, Pablo. Llévame en tu bicicleta” 😊

Dejar de lado el blog

El blog y la newsletter son tus canales de comunicación con tu audiencia. Las redes sociales también, pero el porcentaje de impactos respecto al total de seguidores suele ser mucho menor.

Hasta la fecha del lanzamiento, en 2018 solo había publicado el tutorial sobre Zoom. Por si esto de por sí no fuera totalmente inaceptable, ese post (y los anteriores) no tenían nada que ver con la temática de Redacta y posiciona.

Lo recomendable antes de un lanzamiento es ir “calentando a la audiencia”, ir publicando posts sobre esa temática para generar interés y luego poder ofrecer el curso a una audiencia que ya ha sido educada y seducida con tus posts.

Lanzar en un momento de cambio

Cuando estás cambiando el rumbo, no es un buen momento para lanzar.

Para hacer un lanzamiento en condiciones, tu negocio debe tener unas bases sólidas. Mi marca estaba posicionada como diseño web con WordPress y he tratado de vender redacción SEO.

Algo no cuadra. Por tanto, la gente desconfía.

Ya puedes ser el crack del universo que si tu marca no es coherente con tu curso, (casi) nadie te va a comprar. Puede que sea injusto, pero así es.

Especialmente en España, pensamos que la gente solo puede saber sobre una cosa. Cuando ya hace dos, le miramos con recelo.

Ausencia de planificación de las tareas

Sí que tenía todas las tareas apuntadas en Trello, sin embargo, no tenía los plazos que debía cumplir. Lo máximo que hice fue apuntar en Google Calendar los días en los que se publicaban los vídeos del training, el día del webinar y los emails a enviar. Nada más.

Y solo tenía controladas algunas de las tareas a realizar. Al ser la primera vez no eres del todo consciente de lo que tienes que hacer: diseñar landing pages, hablar con los afiliados, escribir sin parar (guiones, emails, páginas de venta).

El trabajo se te amontona y no quieres perder ni un segundo en apuntar lo que tienes que hacer. Al final se te olvidan cosas y tienes que quitar horas al sueño para terminar a tiempo. Mejor hubiera sido tenerlo todo bien organizado…

Querer abarcar demasiado

Esto es algo que a mí me ocurre con bastante frecuencia. Como me gusta lo que hago y me tengo en buena estima, pienso que voy a ser capaz de hacer un montón de cosas, y no. Todo lleva su tiempo.

Nada es fácil; todo se complica.

No fui realista y era novato, así que no calculé la carga de trabajo real que se me venía encima. El margen de error era muy pequeño y mi equivocación fue garrafal.

Llevo trabajando este aspecto desde hace unos meses. Así que ahora calculo el tiempo que tardo en hacer algo multiplicándolo por 1,5, es decir, sumándole un 50% más. Y aun así, muchas veces, no es suficiente.

No grabar con antelación

Habrás leído que no hace falta grabar un curso para lanzarlo, que te arriesgas a trabajar en balde y que puede que no te compre nadie. Es cierto.

Bueno, hasta cierto punto.

Grabar un curso, incluso aunque no te compre nadie, nunca es trabajo en balde. Ese material lo puedes reutilizar para posicionar vídeos en YouTube, colaborar con otros cursos o transcribirlos y publicarlos en tu blog.

Además, mejorarás en habilidades como la comunicación oral, la edición de vídeo o la creatividad. Quizá no te consuele, pero es verdad.

Después de mi experiencia, te recomiendo que grabes, al menos, el 50% del curso por adelantado, especialmente si es tu primer curso o la primera edición del mismo.

Si es una reedición, ya tienes muchos materiales que puedes aprovechar.

Con la cantidad de trabajo que implica un lanzamiento (y lo agotado que te deja), vas a estar mucho más tranquilo si ya tienes ese material grabado.

Con el training ocurre algo parecido. Si utilizas el famoso método de Jeff Walker, te recomiendo que grabes al menos los 3 primeros vídeos antes de que comience el entrenamiento.

El de venta lo puedes dejar para unos días antes de su publicación, o al menos, la parte en la que haces referencia a la marcha del training.

Trabajar con antelación te dará tranquilidad y confianza. Además, reducirá considerablemente tu nivel del estrés.

No invertir lo suficiente

Los dos recursos principales de cualquier persona son tiempo y dinero. Y en un negocio la forma de emplearlos es decisiva. Yo invertí muchísimo tiempo pero muy poco dinero.

Si hubiera planificado el lanzamiento con más calma, podría haber contratado a alguien que me ayudara y eso se habría notado mucho. Además, podría haber pedido feedback a gente de confianza sobre mi training antes de publicarlo. Pero claro, no lo tenía grabado, ni siquiera planificado.

Te recomiendo invertir en herramientas (email marketing, webinars, programa de edición), en publicidad (Facebook Ads o Google Ads) y en networking (la recomendación es un gran potenciador de las ventas).

No mostrar los beneficios

La gente no compra un curso ni un temario. La gente compra resultados.

Y los resultados son lo que tienes que mostrar. Es cierto que hablé de los resultados que puedes conseguir si haces el curso (y lo pones en práctica), pero no puse ningún ejemplo gráfico de ello.

Así que la gente que llegó a la página de venta pensaría “este dice que ha posicionado, pero realmente no sé si lo ha hecho o me quiere vender la moto”.

En el webinar pequé de lo mismo. Y claro, tuve que responder a alguna pregunta al respecto, lo que resultó bastante incómodo, ya que se ponía en duda mi credibilidad. Así que mejor ir con los resultados por delante.

Ofrecer una garantía corta

La verdad es que yo quería poner 10 días, pero Hotmart solo me dejaba elegir entre 7, 15 y 30 días.

La cuestión es que hubo una preventa los días 7 y 8, y el curso no empezó hasta el 15. Así que el que compró el 7 no tuvo tiempo de ver el curso y el que lo hizo el 8 solo tuvo un día.

Por suerte, nadie solicitó la devolución. Me hubiera visto en un aprieto, aunque es probable que hubiera terminado aceptando la devolución.

Lo que tengo claro es que seguro que hubo gente que no compró por tener una garantía tan corta. Como voy a ampliar el temario, haré lo mismo también con la garantía.

Cambiar el guión del training

Tela. No solo lo cambié sino que lo dije. No sé que dañó más mi reputación, lo que está claro es que lo hizo.

Algo tan importante como el training no lo puedes cambiar de la noche a la mañana en un momento de nerviosismo. Si lo has planificado de una manera, lo ejecutas. Y si la cagas, ya lo corregirás para la siguiente.

Pero decir que ibas a hacer una cosa y que ahora has decidido hacer otra denota una falta de profesionalidad y de seguridad muy grandes.

Esto no significa que no puedas hacer ciertas variaciones durante el lanzamiento, siempre que no alteren los pilares del mismo.

Bloquearme

Las emociones son lo más difícil de gestionar en un lanzamiento. Tan pronto estás eufórico como muerto de miedo. También pasa en el emprendimiento en general, pero aquí la velocidad y la intensidad se multiplican por 10.

Tuve momentos de indecisión absoluta, en los que me quedaba bloqueando pensando las alternativas para tareas relativamente sencillas.

Esto se produce por una falta de planificación y por ir improvisando la toma de decisiones. La elección de malas herramientas agrava el problema. Lección aprendida.

El precio

El pricing es todo un arte. Poner precio es realmente complicado.

Tienes que vender a un precio inferior al valor percibido por el potencial comprador. El valor real del producto no es importante para vender. Queda en un segundo plano.

Lo voy a explicar con una anédota.

Una vez, un amigo me pidió que le buscara varios móviles de gama media-alta porque el suyo estaba ya muy viejo y lo quería cambiar. Le busqué 5 o 6 maravillosos smartphones con precios comprendidos entre los 250€ y los 350€.

Dijo que gracias, que estaban bien pero que no le convencían. A la semana siguiente apareció con un iPhone de 700€. “Es que desgrava”. Sí, pero primero hay que pagarlo y los más rentable es no gastar dinero innecesariamente.

Vemos, de forma muy gráfica, que el valor percibido es la clave para vender.

Los productos de Apple tienen un estatus que les permite competir con otros mucho más baratos. Esto se hace a través del marketing y la creación de marca.

En mi caso, quería vender a un precio asequible pero sin tirar los precios y, lo que es peor, mi prestigio. Yo no soy barato ni pretendo serlo.

Compito en calidad, no en precio.  Ahora bien, tampoco soy un capullo que pone los precios por las nubes para ganar mucho dinero y joder a los que no van sobrados.

Así que decidí poner 187€ de precio en un pago único y 97€ en dos pagos. Los 100€ son una barrera psicológica y quería que en la modalidad en dos plazos estuviera por debajo. Luego me di cuenta que en 200€ también hay otra barrera.

Pensé en poner 197€ y dos pagos de 99€ pero la diferencia era tan solo de 1€ entre las dos modalidades de pago. Quizá debería haber hecho esto último o, directamente, dar solo la opción de pago único, que es como está ahora.

Ese 187 queda muy raro.

Conclusiones del lanzamiento

Siempre había querido hacer un lanzamiento de un curso y por fin me he atrevido. Estoy muy orgulloso de haberlo hecho, independientemente del resultado.

Ha sido un gran paso para mí como emprendedor. Estaba acomodado, dando servicio a mis clientes y trabajando en la sombra.

Es momento de dar la cara, dejarse ver y crear marca.

No hay mejor forma de aumentar la visibilidad y generar confianza en tu audiencia que, por si no te habías dado cuenta, son tus potenciales clientes.

Cuando superas tus miedos ocurren cosas, algunas de ellas son geniales y ni siquiera podrías imaginarlas antes de lanzarte. El simple hecho de superar tus miedos ya es una victoria.

Y ahora te revelo los resultados económicos del lanzamiento.

Ingresos

Antes de darte los números, debes saber que los 4 alumnos llegaron a través de Arturo García, de su lista de suscriptores. Él, en un acto que le honra, decidió renunciar a sus comisiones.

4 ventas: 3 mediante pago único y 1 de pago fraccionado. 187 x 3 + 97 x 2 = 561 + 194 = 755€ (antes de comisiones)

En mi cuenta bancaria recibí dos pagos, uno con las ventas en euros y otro con las ventas en dólares (con el cambio de divisa ya aplicado). El primer pago fue de 346,30 € y el segundo de 159,17€. Subtotal: 505,57€

Aún me falta por cobrar el segundo pago de esos 97€, que serán 71,72€ menos la comisión que te quita Hotmart por la transferencia, que en este caso serán nada más y nada menos que 7,50€. Por tanto, me llegarán 64,22€.

Como ves, Hotmart está muy bien para algunas cosas y no tanto para otras.

Total de ingresos: 569,79€

Gastos

Sí, amigo mío, un lanzamiento también tiene gastos. Aunque hay muchos que pretendan ocultarlos para hacer más grande su leyenda, forman parte de cualquier negocio.

Camtasia Studio: este fantástico programa de captura de pantalla y edición de vídeo es la herramienta perfecta para grabar tutoriales en el ordenador. Cuesta 253,35€.

WebinarJam: el software de webinars por excelencia. Estas herramientas suelen ser muy caras y esta no lo es tanto. Aún así puede ser un gasto demasiado elevado para comenzar en esta disciplina. Mi gasto por una prueba de 60 días fue de 1$, es decir, 0,91€.

Vimeo (3 meses): la mejor plataforma para alojar vídeos y controlar quién lo puede ver y quién no, en qué dominios se puede reproducir, etc. Son 3 meses porque tuve que subir vídeos antes. Podría haber esperado pero me arriesgaba a superar el límite semanal y tener que pagar más. Precio: 9,08 + 12,10 + 12,10 = 33,28€.

Zoom (2 meses): el mejor programa de videoconferencias. Muy estable. Invertí 27,98€ (13,99€ al mes). Permite que las sesiones de soporte sean interactivas, ya que puedes ver y oír a todos los alumnos, siempre que ellos quieran, claro 😊

Esto es lo que gasté durante el lanzamiento.

El gasto de Camtasia Studio no tenía previsto hacerlo, pero utilizaba una versión muy antigua que me dio problemas al renderizar uno de los vídeos del training. Intenté solucionarlo bajando la calidad del vídeo pero el resultado fue nefasto.

Preferencias en Camtasia Studio

El problema es que el programa utilizaba la gráfica integrada en el procesador (muy justita) prescindiendo de la gráfica dedicada de mi portátil que es una Nvidia GeForce 950M de 4 GB. Me gusta la informática. Se nota, ¿verdad?

Entonces el procesador trabajaba el doble, ya que hacía su trabajo y el de la gráfica, que estaba de vacaciones y nadie la llamaba para cubrir la guardia.

Así que decidí comprar Camtasia Studio (pago único) y ver si se solucionaba el problema. Y así fue. En la configuración, puedes elegir qué tarjeta gráfica usar. Por defecto, ya venía marcada la dedicada. Así que todo funcionó correctamente.

Si hubiera tenido que pagar un año completo de WebinarJam, los gastos hubieran sido superiores a los ingresos.

Total de gastos: 315,52€

Beneficios

Y aquí viene el quid de la cuestión. Lo que ganas es igual a los ingresos menos los gastos. A muchos vendehúmos “se les olvida” contabilizar los gastos, que ya te adelanto que son muchísimo más elevados que los míos. Multiplícalo por 100.

Beneficios = Ingresos – Gastos:  = 569,79 – 315,52 = 254,27€

Y de aquí habría que restar impuestos. Así que mis ganancias quedarían reducidas a la mínima expresión. Si hubiera tenido que pagar a los afiliados, el resultado habría sido negativo.

Esta es la realidad de mi lanzamiento. Por suerte, yo no soy un vendehúmos.

Obviamente, esperaba tener más alumnos y ganar más dinero. En su día fue un golpe muy duro. Ahora, visto con perspectiva, pienso que es el primer paso para crear el mejor curso de Redacción SEO. Ese es mi objetivo.

He aprendido mucho más que si hubiera hecho un curso o me hubiera apuntado a un master. Y me ha salido gratis.

La parte negativa es que no me ha servido para generar ingresos suficientes para vivir con tranquilidad mientras defino mis nuevos servicios.

Ahora mismo, el curso está en evergreen. No tiene fecha de inicio ni de fin. Puedes apuntarte cuando quieras y acceder a las sesiones de soporte semanales. El temario está siempre disponible.

He visto muchos cursos de SEO, algunos de ellos especializados en posicionar un blog, pero pocos hablan de cómo hacer el paso a paso para publicar el post y ninguno de cómo redactar.

Es precisamente en la parte de redacción donde estoy trabajando ahora para ampliar y mejorar el curso. Es la más complicada y no es fácil enseñarla. En cuanto la tenga lista, lo comunicaré a través de la newsletter.

De momento, he cambiado el lead magnet y está orientado en la línea del curso. La idea es enviar un email de mucho valor cada día para terminar en una página de registro en la que apuntarse a un webinar automatizado.

Lleva muchísimo trabajo. Se llaman ingresos pasivos, pero no lo son tanto.

El pasado 25 de enero (día de mi cumpleaños) estaba tomando unas cervezas con los amigos. Al volver a casa, abrí el correo y vi que ¡¡¡había realizado una venta!!! ¡¡Fue un subidón!!

Eso es un ingreso pasivo.

2018 ha sido un año relativamente tranquilo, hasta después del verano. Entonces, perdí varios clientes habituales, lo que me hizo replantearme el modelo de negocio. Aproveché para cambiar muchas cosas.

En el último trimestre del año he cambiado de hosting, de proveedor de email marketing, de plugin de SEO, de programa de facturación, de servicios y de calendario editorial.

Además, he aprovechado para hacer mejoras y retoques estéticos en el blog que mejoran la experiencia de usuario y facilitan el posicionamiento en buscadores. Por ejemplo, la reducción del ancho del texto o la incorporación de las valoraciones (estrellitas) al final de los posts.

Este proyecto tiene 3 años y he tocado muchos palos: diseño web, redes sociales, redacción de contenidos, SEO, edición de vídeo…

Viento favorable

Ahora ya sé hacia dónde quiero ir.

Soy redactor SEO. Redacto posts de manera estratégica para posicionar en Google determinadas palabras clave relevantes para mi negocio y los de mis clientes. De esta forma, aumenta el tráfico y las ventas. Hago crecer los negocios a través de la creación de contenidos.

También quiero ofrecer servicios de posicionamiento en YouTube. Es una plataforma que me encanta y que funciona de forma similar a Google.

Cabe recordar que pertenecen a la misma empresa. Son buscadores, uno de páginas web y otro de vídeos, pero buscadores al fin y al cabo.

Llevo tiempo aplicando diversas estrategias en el canal del blog y en otros. Además, he investigado mucho en el último año. La parte teórica y de estrategia ya la conocía, como autor del libro De mayor, youtuber, que nació a partir de mi Trabajo Fin de Grado.

Ahora quiero llevar todo ese conocimiento a la práctica. Ya iré contando.

Mientras tanto, seguiré posicionando… 🙂

Comparte en tus redes sociales
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
Share on linkedin
LinkedIn

41 comentarios en “Cómo (no) hacer un lanzamiento”

  1. Estoy orgulloso, me lo acabo de leer de un tirón, sin parar, de pe a pá.

    Cuando estás apuntado a unas cuantas Newsletter, es difícil decidir que post leer (y más los largos), pero los 45 min que me he tirado con este, leyendo y releyendo, sabía y he comprobado que han merecido la pena.

    Me he sentido bastante identificado y me ha llegado a la patata la verdad, no porque haya hecho un curso online (que ole tus eggs por cierto), sino por que muchas de las situaciones, miedos y frustraciones me suenan en general.

    Me ha encantado de verdad, y tenía que decírtelo.

    Un abrazo Pablo.

    PD: Pole o no pole? jejeje

    Responder
    • ¡¡¡Pole!!! Has superado a Márquez esta vez 😉

      ¡¡Muchas gracias!! Sin parar y sin anestesia. Eres un valiente.

      Y eso que lo leíste antes de que enviara la newsletter. ¿45 minutos leyendo? ¡Wow! Al final se me va a dar bien esto de escribir 🙂

      Sí, las situaciones y emociones son las propias del emprendedor. Nada que no sepas, pero en el lanzamiento se suman las prisas, los nervios y un miedo atroz, capitaneado por el síndrome del impostor.

      Un fuerte abrazo.

      Responder
  2. Hola Pablo

    Quiero decirte que hoy soy yo la que me tomado el tiempo para leerte de principio a fin. Me gustaría darte las gracias. Por tu honestidad, por tu transparencia y por compartir con nosotros de una manera tan sincera cómo ha sido este primer lanzamiento.

    Quizás en su momento lo vieras como un fracaso. Pero piensa que lo más importante (y lo has escrito tú mismo) es haberte dado cuenta de cuál es tu verdadera cualidad y por dónde tienes que seguir tu camino, porque si en algo eres bueno, es ahí donde tienes que darlo todo.

    Ojalá muchas personas se atreviesen a ser tan sinceras como lo has sido tú hoy… Estaré muy pendiente de esa revisión del curso, porque muy probablemente, pronto puedas tener una nueva alumna.

    Estoy segura de que has aprendido una valiosa lección, y es que, por encima de todas las cosas, a las personas, nos encantan las personas.

    Un abrazo Pablo.

    Responder
    • Gracias a ti, Noelia. Quería ser lo más transparente posible para que se vea que hacer un lanzamiento no es fácil. Hay una burbuja en la que todo vale con tal de vender: se hacen promesas imposibles y se manipula a la audiencia con psicología barata, sin tener en cuenta a los compradores, es decir, a las personas.

      Es inevitable verlo como un fracaso, pero muchas veces aportan más que los éxitos. No solo me he dado cuenta de hacia dónde quiero ir sino que me ha abierto los ojos y me ha hecho ponerme las pilas. Este año me vais a ver hasta en la sopa 🙂

      Siempre me ha costado mostrarme pero siempre que me he atrevido a hacerlo ha supuesto un crecimiento personal y ha tenido una buena repercusión. Como dices, conectar con las personas es la clave para todo, también para vender.

      La revisión y ampliación del curso estará lista en marzo, aún no sé la fecha exacta. Si decides a hacer el curso, será un placer ayudarte. Si no, nos veremos por aquí y por las redes 😉

      Un abrazo.

      Responder
  3. Enhorabuena Pablo, por el pedazo de artículo que has hecho y por el curso.

    Por el artículo porque se me ha hecho súper ameno, y aunque a grandes rasgos sabía el final de la historia, hay momentos en los que vas contando todos los contratiempos que te tiene en vilo… Desde luego, he leído libros que me han enganchado menos. Está claro que sabes redactar.

    Además hay que agradecerte la labor de contarlo todo con pelos y señales y no guardarte nada. Un ejercicio de transparencia que te honra y que se echa mucho en falta hoy en día.

    Y luego enhorabuena por el lanzamiento del curso. Porque aunque los resultados no fueran demasiado buenos, el camino que has hecho poca gente lo hace. En estos tiempos parece que cualquiera puede sacar un curso grabando 4 vídeos en 2 tardes desde su casa. Y por tu experiencia y la de Arturo sé de buena tinta que no es así.

    Son muchas horas las que hay que echar, muchos contratiempos, imprevistos, altibajos…

    Así que nada más que por superar todo eso es para sentirte orgulloso. Además de todo lo que has aprendido por el camino.

    Por lo demás, me parece un acierto tu cambio de rumbo hacía la redacción de contenidos, el enfocar tu estrategia en ello y poner el curso en evergreen. Estoy seguro que más tarde o más temprano este curso te va a dar muchas muchas alegrías.

    Te deseo mucha suerte y por aquí estaremos para lo que necesites 🙂

    Responder
    • ¡¡Muchas gracias, Carlos!! Mi próxima novela será el siguiente post :p

      Ya que lo cuento, lo cuento todo. Hay demasiados adornos en los resultados de algunos lanzamientos que falsean la realidad y dan una apariencia de que todo es muy fácil.

      He aprendido mucho con este lanzamiento y estoy seguro de que me va a servir de mucho en el futuro. Espero que los lectores también hayáis aprendido 🙂

      Mejor tarde que nunca. Había muchas señales de que tenía que cambiar el rumbo pero he necesitado darme de bruces con la realidad para hacerlo. Soy muy cabezota y suelo aprender a base de golpes. Qué se le va a hacer.

      Sé que puedo contar contigo y tus conocimientos de CSS 😉

      Un abrazo.

      Responder
  4. Buenas, compañero!

    He de decirte que te honra y te dignifica hablar clara y abiertamente de un lanzamiento con problemas y con un resultado tan poco satisfactorio para ti.

    De fracasos está lleno el mundo, pero también de gente que se cae y se vuelve a levantar.

    No tires jamás la toalla, que el Parvulario de Negocios va a dar que hablar!!!

    Un fuerte abrazo, amigo!!!

    Responder
    • ¡¡Muy buenas, compañero del jardín de infancia!!

      Gracias por tus palabras. El fracaso forma parte del éxito, aunque a veces nos cueste aceptarlo. Nadie acierta a la primera. Hay que formarse bien y luego lanzarse.

      El único sitio en el que pienso tirar la toalla es en la playa, que falta me hace 🙂

      Un abrazote.

      Responder
  5. Gracias por tan detallada explicación de lo que sucede entre bambalinas en un lanzamiento y por compartir tan honestamente tus conclusiones.

    Recuerdo haber oído en una grabación de soporte del curso de Tu web de 0 a 100 de la primera edición en la que eras alumno, antes de estar en el equipo de Arturo (si, soy friki y escuché diversas sesiones de soporte de ediciones previas a la mía, por su alto valor en las explicaciones), cómo éste decía de tí: «darle un par de años a este chaval y ya veréis». Lo clavó.

    Fantástico el talento que ha salido, y el que aún se está gestando y lucha por salir de esa formación.

    Un abrazo, sigue con esa honestidad.

    Responder
    • Muy buenas, Jesús.

      Me alegro de que te haya gustado y de que hayas aprendido cómo funciona un lanzamiento por dentro, que suele ser muy distinto a como lo pintan algunos.

      Recuerdo esa frase como si fuera ayer. Con Arturo, no solo aprendí, si que no que me ayudó a adquirir la confianza necesaria para creer en mí mismo. Todavía no han pasado los dos años. Si mal no recuerdo, fue a finales de abril o primeros de mayo, así que dame un par de meses 😉

      Responder
  6. Hola Pablo,
    Un artículo interesante y de los que no se suelen publicar.
    Porque como tú bien dices, estamos acostumbrados a lanzamientos que facturan ya hasta millones y parece que es hasta fácil.

    Yo no he hecho ningún lanzamiento como el tuyo, pero sí que he probado diferentes servicios/productos y al final el resultado no ha sido el esperado.

    Lo bueno de estas cosas es que se aprende bastante y es cuestión de tiempo que salgan las cosas bien.

    De todos modos si fuera fácil no tendría gracia 🙂

    ¡Un saludo!

    Responder
    • Hola, Sergio. Encantado de tenerte por aquí 🙂

      Sí, hay poca gente que se atreva a publicar sus fracasos. Omar de la Fuente y poco más.

      Yo también he tenido algunos servicios que han quedado desiertos. Si bien no es una sensación tan intensa como la que puedes vivir en un lanzamiento, es realmente frustrante.

      Estoy contigo en que muchas veces es prueba/error. Y para ir puliendo los servicios (o productos) es muy importante escuchar a tu audiencia e, incluso, preguntarle sin tapujos.

      Si todo nos saliera a la primera sería muy aburrido, ¿verdad? 😉

      Responder
  7. El primer artículo de este tipo (venta de cursos, de humo) que leo íntegro. Sea cierto cuanto expones y sincera tu forma de hacerlo, o tan sólo una técnica inteligente de atraer la atención y generar confianza, es un muy buen artículo, una forma realista de mostrar el camino y las dificultades a quienes lo inician sin saber lo que les espera.
    Gracias por tu aportación.

    Responder
    • Hola, Scila.

      Me alegro de que hayas leído el artículo completo y te haya gustado. Es un striptease integral. Muestro el lanzamiento al desnudo, con sus pecas incluidas 🙂

      Viendo algunos lanzamientos parece que todo es muy fácil y eso puede conducir a precipitarse o a crear falsas expectativas. Es muy peligroso. Ojalá algunos empiecen a ser más transparentes y se dejen de adornos.

      Gracias a ti 😉

      Responder
  8. Desde un punto de vista transpersonales que es el que yo toco… el éxito en cualquier faceta de la vida no consiste solo en hacerlo bien sino también en tener las condiciones materiales, mentales, emocionales y transgeneracionales adecuadas… y esto casi siempre lo tienen los que en su sistema familiar está ya trabajado… y sino está pues hay que trabajarlo…

    Felicidades por tu artículo, ánimo y muchos éxitos…

    Responder
    • Hola, Santiago.

      El éxito es mucho más que un resultado. Desde mi punto de vista, es un estado en el que eres feliz a pesar de que las cosas no salgan como te gustaría. Estás vivo, luchas por tus sueños y quieres a los demás. No hace falta más.

      Muchas gracias. Lo mismo digo 😉

      Responder
  9. Hola Pablo.

    Gracias por tu artículo. Eres un ejemplo de lo que necesitan hoy los negocios que yo llamo conscientes. De esto se trata y me encanta estar en contacto contigo.

    Estoy por lanzar uno de mis servicios y gracias a tu post, puedo tener en cuenta varios aspectos.

    Un Almabrazo Muy Especial.

    Responder
    • Muy buenas, Arturo.

      La verdad es que no me considero ejemplo de nada. Trato de aportar el máximo y de ser transparente con los demás, con mis defectos y virtudes.

      Me alegro mucho de que este post te pueda resultar útil para tu negocio.

      Un almabrazo 😉

      Responder
  10. Hola Pablo!

    me alegra leer post así, aunque sea largo, y no por la parte del sufrimiento que te ha tocado (que lo siento mucho), sino por la positiva, la del aprendizaje.

    Darse golpes es parte del proceso, ¡pero tu sabes reinventarte y levantarte!

    Además, te doy la enhorabuena por abrirte en canal. Tu ayudas a la gente y, si te abres, la gente te ayudará a ti. Por varias razones. Lo buena persona y lo profesional que eres, son las principales.

    Ánimo, no decaigas y sigue adelante. Mantente centrado y estoy seguro de que todo te irá bien.

    Aunque ahora no esté en el coworking, siempre podemos tomar un café cuando necesites (o dar un paseo), conversando y solucionando el mundo.

    Creo que tienes un potencial enorme, en plena ebullición y, por lo que leo y sé, no soy el único que lo piensa.

    Un abrazo, compi.
    Rubén

    Responder
    • ¡¡¡Hombre, Rubén!!! Qué alegría verte por estos lares 🙂

      Efectivamente, los golpes son una gran escuela, solo hay que saber encajarlos, es decir, no quedarse compadeciéndose de uno mismo sino viendo qué lección nos brindan.

      Tienes razón. A veces me encierro en mí mismo y eso me perjudica.

      Déjate de cafés e invítame a comer. Ya estás tardando 😉

      Muchas gracias por tu apoyo.

      ¡Un abrazo!

      Responder
  11. Aquí otra alumna de Arturo.

    La verdad es que poco más puedo decirte que no te hayan dicho ya. Me he leído desde la primera hasta la última palabra de los comentarios!

    Sin conocerte personalmente me atrevo a decir que has acertado con tu nuevo giro. ¡Cómo escribes!

    De mayor, escribir como Pablo.

    Se me ha hecho super ameno el post, algo super difícil con este tipo de temática y con tantos datos. Nunca me había leído uno ENTERO.

    Agradezco tu absoluta transparencia. Los que empezamos en ésto estamos hartos de escuchar hablar de arcoiris y piruletas (y creer que lloverán de la noche a la mañana) y después darnos de morros con la cruda realidad. Gracias.

    Responder
    • Hola, Blanca. Encantado de saludar a una compi 😉

      ¡¡¡Muchas gracias!!! La verdad es que no se me da mal. Creo que debería hacer un curso… XD

      Es muy gratificante que alguien se lea un post hasta el final, sobre todo, cuando tiene 7.700 palabras, que se dice pronto. Está claro que he logrado conectar con mi audiencia y que os ha parecido interesante 🙂

      Hay ya una corriente de gente que estamos tratando de luchar contra tanto vendehúmos a base de contar las cosas como son y de no hacer promesas que no podemos cumplir. Un curso es una herramienta para acercarte a tu objetivo pero nadie puede garantizar que si lo haces tendrás éxito.

      Responder
  12. Pablo, has escrito un post increíble. No quiero ni pensar lo que te habrá costado hacerlo… La autocrítica es de las tareas más difíciles y dolorosas.

    Lo he leído enterito. Sin dejar ni una coma. Y he llegado a sentirme hasta mal por ti. ¿Por qué? Pues porque fui una de las personas que se apuntaron al training gratuito. Y lo siento pero no me gustó. Escribes como un Dios pero verte en esos vídeos leyendo el guión fue demasiado para mí. Aunque también entiendo que los comienzos son muy difíciles. Yo misma estoy en un momento de abrir nuevos horizontes.

    De todas formas, leyendo lo que te ocurrió y por todo lo que pasaste, ahora comprendo porqué estabas tan envarado en esos vídeos. Hazte un favor y vuelve a grabarlos si vas a repetir lanzamiento más adelante, porque a pesar de tener testimonios de gente muy potente, en el que tienen que confiar tus alumnos es en ti.

    Ánimo y te deseo de corazón que te vaya mucho mejor en la próxima. Piensa que la experiencia que has vivido también es una inversión a medio plazo.

    Responder
    • ¡¡¡Muchas gracias, Raquel!!! Me costó mucho hacerlo, más que por la extensión por lo que supone reconocer un fracaso abiertamente. Hay que ser más humanos y dejar de lado el ego. Ese es nuestro principal enemigo.

      Tampoco quería hacer sentir mal a nadie, pero sí que se viera que esto no es jauja, que lleva mucho esfuerzo y que hay momentos en los que lo mandarías todo a la mierda.

      Pido disculpas por el training. Te puedo asegurar que al que menos le gustó fue a mí. Una cosa es lo que tienes en mente hacer y otra lo que termina saliendo. Esa distancia se reduce con la práctica.

      De momento, no tengo pensado repetir el lanzamiento con el modelo Product Launch Formula, sino cono el Perfect Webinar. Sea «perfect» o «imperfect» será un proceso más sencillo, lo que facilitará que la calidad aumente.

      Sé que este tropiezo me ha hecho aprender y crecer. Muchas gracias 😉

      Responder
  13. ¡Pablo! ¡Qué bárbaro! ¡Tremendo! En México diríamos: «qué chingón». Es tan refrescante que alguien escriba con tanta honestidad. Al final, esto es lo que hace que uno gane confianza. La mía ya la tenías, por lo que conocí de ti como parte del curso de Arturo, pero con esto ya inicio el club de fans.

    Personalmente, estoy hasta la coronilla de tantos lanzamientos escandallos y presumidos, que facturan cantidades enormes pero sin alma.

    Lo que haces con este artículo, da esperanzas. No todo está perdido en las estrategias de marketing para emprendedores.

    Además, hace mucho, en serio mucho tiempo, que no me leía una artículo completo, sin parar.

    Aplausos, de pie.

    Responder
    • ¡¡Hola, Hajime!! Qué chido 🙂

      De vez en cuando está bien dejar de lado la faceta profesional y mostrar la más personal. Me alegro de que te unas al club de fans. Habla con Vero Bonilla que es la presidenta 😉

      Ya somos unos cuantos los que estamos hartos de tantos fuegos artificiales, como decimos en España, mucho ruido y pocas nueces.

      Si alguien es capaz de renunciar a sus principios por vender, es un vendido. Y eso es lo peor que puede hacer un emprendedor. Prefiero arruinarme.

      Que hayas leído el post entero es un gran piropo. En este mundo donde la prisa nos consume, es muy difícil captar la atención durante tanto tiempo.

      Un aplauso para ti.

      Responder
  14. Gran post, Pablo!!

    La verdad es que no imaginaba que detrás de un proyecto pudiese haber tal cantidad de trabajo y tal «comedura de tarro»; Es muy bueno conocer de primera mano todo el proceso que te llevó a lanzar el curso.

    Curso del que, por cierto, yo fui uno de los 4 valientes que se atrevió a confiar en Pablo y del que puedo decir que he aprendido mucho. Yo también estoy en el mundo del Diseño Web y las Redes Sociales y, gracias a Pablo, puedo decir que me he decidido a reorientar mi proyecto en un momento en el que estaba atascado y «no veía la luz».

    Los principios siempre son duros, Roma no se hizo en una hora, así que paso a paso y poco a poco. En la primera edición fuimos 4 en la segunda serán 8 y….

    Mucha suerte, un abrazo

    Responder
    • ¡¡¡Bienvenido, César!!! Un placer tener aquí a uno de los 4 fantásticos 😉

      Ya ves que esto no es tarea fácil como algunos quieren hacernos creer. Me alegro de que te guste y espero que te sirva para tu negocio, bien sea por el lanzamiento de un curso o de alguno de tus nuevos servicios.

      Espero que sean alguno más de 8… Lo que tengo claro es que mi máxima prioridad es cada alumno aprenda y cuente con mi apoyo. Esa es mi motivación y el verdadero reto.

      Un fuerte abrazo.

      Responder
  15. ¡Hola Pablo!

    Me ha encantado tu artículo. De veras. Llámame rara, pero por ahora no me ha convencido ni un solo curso de pago de los que he visto… El tuyo lo voy a leer de arriba abajo, aunque te adelanto que por ahora, que estoy montando el blog y poniéndolo en condiciones, no me viene muy bien una inversión de ese calibre (llámalo amor al arte, porque está naciendo, y no puedo llamarlo negocio porque no voy a sacar ahora ningún producto).

    Sin embargo, no lo descarto. Me gusta cómo escribes, lo directo que eres, y cómo ayudas a la gente (o a mí, jaja) a que puedan utilizar recursos que, por sí solos, no podrían hacer. Créeme, he tardado mes y medio en adecuar el RGPD en mi espacio porque, a parte, voy con limitación de tiempo porque trabajo a tiempo completo, y el blog es adicional… Y cuando he preguntado a páginas en las que se dedican a montar webs sobre plugins que aconsejen… se han atrevido a decirme: «La plataforma está externalizada, pero si pones en wordpress RGPD te saldrán los más adecuados»
    Y he borrado mi suscripción. Al final he optado por un pluggin, aunque me gustaría más personalizado, pero si seguía invirtiendo tiempo en eso… me volvería loca.

    Sé lo que dices, y eso que lo mío es a pequeña escala. Compaginar un blog que quieres enfocar al trabajo mientras estás trabajando es complicado, y siempre hay urgencias que te van a quitar tiempo de otros temas que querrías hacer adicionales. Lo mío es lanzar un blog, que ni siquiera es para ganar dinero, pero como lo quiero «profesional»… lleva trabajo en el que tengo que emplear tiempo que no tengo continuo, son muchos pasos que nadie te explica… y un largo etc.

    Mi última barrera, por ejemplo, está siendo la de intentar ligar contenido a formas de suscripción (vía enlace para suscribirse antes de descargar material), pero con Gutemberg una de las opciones que tenía miradas ha desaparecido :'(
    Así que he decidido que, hasta que aprenda… lo subiré sin link a suscripción jajajaja. Porque si no, es retrasar contenido que quiero subir, y me jode no llegar a los plazos.

    Eeeeeen fin, que me enrollo demasiado. Tengo pendientes de leer dos artículos tuyos que quiero hacerlo con calma este finde, así que no te asustes si ves la biblia en verso… Uno de ellos es MailerLite, porque siendo nueva en MailRelay y viendo lo que te ha pasado a ti, y que no puedo editar los correos directos que manda para suscripción ya… pues creo que voy a seguir tus pasos… y RankMath! Que quería preguntarte directamente: lo combinas con Yoast o directamente lo has cambiado?

    ¡Gracias por todo!

    Responder
    • ¡¡Hola, Ana!!

      La verdad es que hay mucho listillo vendiendo cursos pero también hay muy buenos profesionales compartiendo sus conocimientos, así que no desesperes que encontrarás el que se adecúe a tus necesidades.

      Es importante es que vayas paso a paso y que no te agobies. Tienes un trabajo que te da de comer. Si tienes esa inquietud emprendedora, antes o después, encontrarás tu camino. No te preocupes si vas más despacio de lo que te gustaría, es lo normal.

      Mi curso es para gente que ya tiene montado el blog, así que no te recomiendo que te lo compres (de momento) porque no lo vas a poder aplicar, que es lo realmente interesante.

      El tema de la RGPD es un auténtico coñazo. Soy el primero en respaldar los derechos de los usuario pero la verdad es que la forma de aplicarla no facilita nada las cosas a los que tenemos páginas web y perjudica a la experiencia de usuario.

      Gutenberg ha sido un cambio demasiado brusco. Hacía falta una renovación en el editor de WordPress pero no tan drástico. Yo de momento, sigo utilizando el editor clásico.

      MailerLite y RankMath son dos grandes herramientas que uso en mi proyecto y que recomiendo fervientemente. WordPress no permite utilizar dos plugins de SEO al mismo tiempo, ya que se solapan. Si instalar uno, se desactiva el otro. En mi caso, instalé Rank Math y borré Yoast.

      Muchas gracias por tu comentario 😉

      Responder
  16. Grandísimo artículo Pablo. Sin palabras. Me ha dejado alucinado el nivel de detalle y transparencia con el que cuentas la historia de este lanzamiento. Me he quedado enganchado y no he parado hasta terminar de leerlo. Estoy seguro de que este ha sido un gran paso hacia el éxito.

    Hay cosas que no se enseñan en los libros y la experiencia que has adquirido esta vez, sin duda te marcará el camino para el siguiente. Lo más importante es que has conseguido uno de tus objetivos. Enhorabuena y mucha suerte para los futuros 😉

    Un abrazo

    Responder
    • ¡¡¡Muchas gracias, Luis!!! Me alegro de verte por aquí 😉

      Te has quedado sin palabras porque las he utilizado todas yo en este post 🙂

      Agradezco mucho tu comentario. Mucho se debate con el tema de la extensión de los posts y para mí lo más importante es que aporta valor y que sea magnético. Y por lo que veo este artículo atrapa.

      Estoy totalmente de acuerdo. Mucha gente te dirá lo que tienes que hacer desde el sofá de su casa pero cuando realmente aprendes es cuando lo pones en práctica.

      Un abrazo.

      Responder
  17. Un post de esta categoría profesional sólo lo puede hacer uno de los grandes, personas que son auténtica élite y que irremediablemente tendrá grandes resultados. Si te soy sincera he leído tu post varias veces (y con noches de por medio para asimilarlo mejor) antes de escribirte.

    Gracias por tu mención, gracias infinitas por compartir lo que de verdad hay detrás de un lanzamiento y sobre todo gracias por humanizar este mundo marketiniano formado por personas maravillosas y enturbiado por unas pocas empeñadas en demostrar que son dioses.

    Me siento súper orgullosa de ser la presidenta de tu club de fans y espero seguir sintiéndome así cuando esté formado unos cuantos miles más. Cosa que va a ocurrir en cuanto seas consciente de lo que vales.

    Un aplauso de ópera por tu post y un abrazo de amiga por tu sinceridad .

    Responder
    • Hola, Vero 🙂

      Me he tomado un tiempo para procesar este comentario. Me dejaste sin palabras.

      Estoy de acuerdo en que hay personas maravillosas en el mundo del marketing. Cualquiera de las que menciono en el post lo son. Y hay muchas más. De hecho, muchos de los vendehúmos son buenas personas, pero hierran en su forma de vender y en las promesas que hacen.

      Nadie puede asegurar resultados a un alumno. Es imposible hacerlo porque depende en gran medida de este (y las circunstancias) y no tanto del profesor.

      La mención y la presidencia del club de fans te las has ganado a pulso con tu feedback, tu cariño y tu consejo. Siempre estás dispuesta a ayudar y siempre ves el lado positivo de las cosas, cualidades que valoro mucho en una persona y que son muy loables.

      Estoy aprendiendo a confiar en mis posibilidades y a abrirme a los demás. Las dos sosas son necesarias para alcanzar el éxito de forma honrada. Gracias a personas como tú, veo el éxito un poquito más cerca.

      ¡¡¡Un fuerte abrazo!!!

      Responder
  18. Gracias por compartir esto, resulta muy valioso y refrescante. Yo me apunté al training y recuerdo que en el primer vídeo pensé: «Este chico no tiene nada que aportar, no me convence». Pero, por alguna razón (a veces te dejas llevar por las tripas y listo), vi el resto de vídeos y hasta el webinar. Ahora entiendo que todo era para llegar a este post, donde por fin entiendo tu trabajo, y siento una gran empatía y respeto. Enhorabuena y gracias. Estaré atenta a tus próximos contenidos y lanzamientos 😉

    Responder
    • Muy buenas, Sabina.

      Gracias a ti por el comentario. Entiendo perfectamente tu reacción al primer vídeo. Fue una mierda pinchada en un palo. Las cosas como son.

      Me alegro de que vieras los otros vídeos y, sobre todo, el webinar, porque ahí seguro que aprendiste y eso me hace sentir satisfecho al ver que mi trabajo te ayudó.

      Estoy trabajando en remodelar el curso y poder ayudar mejor a muchas más personas.

      Un abrazo 😉

      Responder
  19. Hola Pablo! Saludos desde Argentina! Este post es una joya.

    El escritor Aldous Huxley dijo «La experiencia no es lo que te sucede, sino lo que haces con lo que te sucede». Todo lo que cuentas es el mejor ejemplo de ello.

    Conozco muchas personas que han vivido mucho pero que nunca han reflexionado sobre lo que les ha pasado, por qué les ha pasado y cómo hacer para mejorar. Tus reflexiones son muy interesantísimas. Este post será definitivamente una fuente de consulta para mí a la hora de hacer mi primer lanzamiento. Me hizo ver muchos aspectos que jamás hubiera tenido en cuenta y que tal vez hubiera subestimado.

    El contenido de este post te muestra como una persona sincera y transparente y, sobre todo, generosa. Conozco muy pocos que contarían una experiencia con tanto nivel de detalle con el objetivo de ayudar a otros. Te has ganado mi confianza.

    Tenés un gran seguidor del otro lado del océano!

    Un abrazo grande para vos y a romperla en el próximo lanzamiento!

    PD: Con mi esposa estamos creando un emprendimiento de servicio / productos físico online, muy diferente a un lanzamiento de un curso, pero igual descubrí que hay muchísimos aspectos de tu lanzamiento que aplican para cuando lancemos nuestro negocio!

    Responder
    • Hola, Patricio. Muchas gracias por el comentario 🙂

      Me gusta mucho Huxley. Es uno de los grandes. Estoy de acuerdo en que las cosas por sí mismas no aportan gran cosa sino que hay que reflexionar para aprender. Es todo un halago que vayas a recurrir a este post para tu lanzamiento.

      Al final, un lanzamiento es un lanzamiento. Siempre hay cosas distintas en función del sector, el producto o servicio y la propia marca o identidad del proyecto, pero muchas son comunes. Os deseo mucha suerte 😉

      Un abrazo fuerte

      Responder

Deja un comentario

 

7 pasos para redactar
un post que posicione

Apúntate al webinar

15585
15856

7 pasos para redactar
un post que posicione

Apúntate al webinar

7 pasos para redactar
un post que posicione

Apúntate al webinar