Odio los pop-ups

Estás leyendo un blog superchulo que acabas de descubrir. Te encanta. Es lo que andabas buscando.

De repente, te salta un pop-up. Una ventana emergente te impide ver el contenido.

Normalmente es un anuncio o un formulario de suscripción.

Es muy molesto. Te dan ganas de marcharte.

Decides darle una oportunidad al blog, porque te gusta lo que estabas leyendo.

Pero antes, intentas cerrar esa ventana. Buscas la ‘x’ desesperadamente.

El problema se agrava si lees en un dispositivo móvil, como una tablet o un smartphone. La pantalla es más pequeña que un ordenador, especialmente en estos últimos, por lo que el pop-up resulta todavía más molesto.

Navegando desde mi móvil (pantalla de 5 pulgadas) me he topado con pop-ups que no he podido cerrar. No eran responsive. No se adaptaban a mi pantalla, ni poniendo el móvil en formato horizontal.

Si no la encuentras o no funciona, puedes hacer varias cosas: cerrar la pestaña del navegador, cerrar el navegador directamente o suscribirte para poder escapar de esa incómoda situación.

En alguna ocasión, he preferido suscribirme a un blog antes que ponerme a buscar una ‘x’ inexistente o invisible.

Es como cuando te abordan por la calle para que te hagas socio de una ONG.

Quizá te interese, pero rechazas esa opción porque no te gustan las formas empleadas.

Así es como te sientes cuando te ocurre esto.

Es como si pretendes ligar con una chica dándole la chapa.

Puede que te dé su número, pero cuando le mandes un WhatsApp no te va a hacer ni caso.

Con los pop-ups, más que ganar un potencial cliente, lo estás perdiendo.

Sí, se ha suscrito. Sí se ha parado a escuchar tu speech sobre el cambio climático.

Ha permanecido estoica mientras presumías de la fabulosa vida que aparentas en tu perfil de Facebook.

Pero, en cuanto pueda, huirá de ti, se dará de baja.

No hagas tú lo mismo

Sí, ya sé que el email marketing es muy importante para la supervivencia de tu blog.

Y yo te pregunto a ti como blogger: ¿de verdad crees que la mejor forma de fidelizar a un lector es impidiéndole disfrutar del contenido de tu blog?

Si así lo crees, es que no lees muchos blogs, cosa bastante improbable.

Quizá me respondas que los formularios de suscripción con formato pop-up son los que mejor convierten, con los que mejores estadísticas consigues.

“Buah, Pablo, es que con los pop-ups tengo un ratio de conversión del 50%”.

Evidentemente.

Hay algunos pop-ups en los que es necesario resolver una ecuación diferencial para poder cerrarlos.

Es más fácil suscribirte que cerrar el dichoso pop-up.

Esa suscripción no vale para nada.

Puede que esa persona pertenezca a tu público objetivo pero no se ha suscrito por voluntad propia, sino condicionado por tu agresivo marketing de atracción.

Es posible que no llegue a completar la suscripción, ya que tiene que confirmarla haciendo clic en un correo automático que llega a su bandeja de entrada nada más suscribirse.

Puede que tengas un lead magnet muy atractivo y decida confirmar su suscripción.

Si es así, lo más probable es que acepte, se descargue el material gratuito y se dé de baja.

¿Eso era lo que querías conseguir?

Creo que no.

Tú querías un lector fiel que te motivara a seguir con tu blog y que pudiera estar interesado en tus productos y servicios.

Lo que has conseguido con tu actitud avasalladora es perder a un potencial comprador.

En el hipotético caso de que decida no darse de baja, lo más probable es que pase olímpicamente de tus emails.

Luego resulta que tu newsletter tiene muy bajo ratio de apertura:

¿No será que estás coaccionando a la gente para que se suscriba?

Odio los pop-ups
2 votos | Media: 5
Comparte en tus redes sociales
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
Share on linkedin
LinkedIn

4 comentarios en “Odio los pop-ups”

  1. No puedo estar mas de acuerdo, para mi, por mucho que se insista en las estadísticas tan positivas de los pop-ups, yo sigo creyendo que son “trucos” caza incautos, que generan cantidad posiblemente , pero de ninguna forma calidad, no la que yo espero en mi blog.

    Los Pop-ups consisten en ganar audiencia a base de forzar al usuario a ejecutar alguna acción, tratan a sus usuarios de manera penosa, como si de un memo de neuronas insolventes se tratase.

    Imponen la suscripción en lugar de motivarla.

    Cuando entro en un blog y me asalta un Pop-up en las narices (o varios) para que me suscriba, me descargue un e-book o para que me apunte de manera inmediata a un “Webinar GRATIS”, me pregunto sinceramente, si el aut@r se paró a pensar como ese acto de intrusión apremiante afecta mi amor propio, ¿acaso cree que no sabré suscribirme o apuntarme a lo que me interese a menos que me ponga la dichosa ventana emergente en las narices?

    ¿Piensa que si me fuerza me voy a suscribir convencida?

    Yo que creo que los pop-ups solo funcionan con un tipo de usuario, que actúa de manera mecánica y que no tardará en abandonarte. Yo prefiero 300 suscriptores comprometidos con mi marca, que se hayan suscrito a mi blog sin forzamientos ni zancadillas a 3000 conseguidos a base de pop-ups cansinos y apremiantes.

    Un abrazo

    • Hola, Marina.

      Al final estamos tratando con personas, no con números. De poco sirve tener muchos suscriptores si a ninguno le interesa nuestro contenido o si les interesa pero no lo suficiente como para suscribirse. Al final repercutirá negativamente en nosotros. No solo caerán los ratios de apertura, sino que ese suscriptor se irá y nunca volverá.

      Es curioso ver cómo algunos bloggers hablar de la importancia de la calidad de su lista de correo y de cómo procurar cuidarla para que los suscriptores estén a gusto y luego ¡ponen unos pop-ups que te sacan los ojos!

      Antes de respetar al suscriptor, hay que respetar al lector.

      Estamos en la web 2.0 (camino ya de la 3.0). El usuario tiene el control. Ni necesita ni le gusta que nadie le diga lo que tiene que hacer. Una cosa es que destaquemos aquello en lo que nos interesa que se fije y otra es que le coaccionemos para que se suscriba o compre. ¡Viva la libertad!

      Gracias por pasarte y dejarnos tu argumentada opinión.

      Un abrazo.

  2. Me alegra mucho este post y sobre todo me confirma lo que he venido pensando.

    En mi blog he dejado de utilizar, hace poco, los popups por las siguientes razones:
    1. A mí me personalmente me molestan cuando estoy en otro blog.
    2. Entre los suscrito vs los que realmente leen mis post, hay mucha diferencia. He estado analizando eso por par de meses.
    3. Prefiero una lista de verdaderos lectores y no una lista abultada con suscriptores que pasan de largo lo que publico.

    Ahora he llevado la suscripción a los laterales y al final de cada post. No me gusta a mitad, porque pienso que interrumpen el flujo de lectura también.

    Veré cómo me funciona en los próximos meses, pero realmente me siento más tranquilo con este estilo y más después de leer este post y sus comentarios.

    Gracias.

    • Hola, Alexis.

      Estoy totalmente de acuerdo contigo en los 3 puntos que comentas. Además, si utilizas una plataforma de email marketing de pago, cada suscriptor te cuesta dinero. No se trata de tener por tener, sino de tener los sucriptores que realmente están interesados en tu contenido.

      Sé que voy contracorriente, pero abogo por la libertad de cada uno de suscribirse o no. Si eres demasiado agresivo puede que te diga que sí y luego no quiera saber nada de ti.

      Un abrazo.

Deja un comentario

 

15585
15856

7 pasos para redactar
un post que posicione

Apúntate al webinar

7 pasos para redactar
un post que posicione

Apúntate al webinar